Close

Enter a search request and press enter. Press Esc or the X to close.

Enriquecimiento Matrimonial

Enriquecimiento Matrimonial

El matrimonio es una aceptación, una aceptación total de la vida de otro. El matrimonio entre un hombre y una mujer establece una sociedad de por vida, y por su naturaleza está ordenado hacia el bien de los cónyuges y la procreación de la vida y la educación de los hijos a través de Cristo. Dios mismo es el autor del matrimonio.

Proteger el Corazón del Matrimonio

En una reunión familiar escuché que una esposa y madre hizo una declaración escandalosa: “la revista Playboy no tiene nada de malo”. Hasta la llamó “inocente”. Tuve que dedicarle el resto de nuestra conversación a ayudarla a comprender que la pornografía –cualquiera que sea– no solo está mal sino que podría causar la ruptura de un matrimonio.

El punto de vista de mi parienta no es infrecuente. La promiscuidad sexual que acepta la cultura actual ha insensibilizado a la gente acerca de lo que son formas dañinas de representar la sexualidad. La prensa sensacionalista comenta las hazañas sexuales de los ricos y famosos. La televisión y las películas muestran personajes solteros que son activos sexualmente y generalmente tienen relaciones pasajeras o cohabitan o, si están casados, mantienen relaciones adúlteras. La música pop celebra la promiscuidad sexual y se burla de la virginidad.

El uso cada vez mayor de la pornografía en Internet revela que estamos en aguas turbulentas. Todos los meses se descargan unos 1.5 mil millones de archivos de pornografía de los sitios de pares en Internet; todos los días se mandan 2.5 mil millones de correos electrónicos pornográficos; y en los Estados Unidos hay 2.84mil millones de dólares de ventas por Internet de productos y servicios pornográficos anualmente. Los hombres generan la mayor parte de este tráfico.

La pornografía nunca es “inocente”. La pornografía está mal por muchas razones. Convierte al ser humano en un objeto, especialmente a las mujeres, transforma la actividad sexual de otros en un espectáculo primitivo, y explota a mujeres y niños vulnerables a cambio de enormes ganancias. El Dr. Richard Fitzgibbons del Institute for Marital Healing [Instituto para la curación marital] dice que las personas que consumen pornografía de forma habitual desarrollan una “visión desordenada de la belleza, la bondad, el ser humano y la sexualidad”. Esto resulta especialmente venenoso para los matrimonios. El usuario de pornografía se obsesiona con su propio placer. Se reduce la entrega auténtica al cónyuge y disminuye la comunicación entre los esposos. La cuestión fundamental es que la pornografía es un ataque al centro mismo de la intimidad matrimonial. Daña la amistad conyugal.

Un obispo sabio, que se ocupaba de fortalecer los matrimonios, dijo una vez que la unión en una sola carne de los matrimonios no es “un símbolo vacío”. Dijo que los esposos “no se han convertido en la imagen de cualquier cosa terrenal sino en la de Dios mismo” (San Juan Crisóstomo, Homilía 12). Esto está muy lejos de la imagen torcida que da el sexo pornográfico y egoísta.

La Iglesia enseña que el abrazo conyugal es “honesto y digno” (Gaudium et Spes, #49). El acto sexual “no es algo puramente biológico, sino que afecta el núcleo íntimo de la persona humana en cuanto tal” (Familiaris Consortio, #11). La clave para comprender la naturaleza de las relaciones sexuales conyugales es que son al mismo tiempo unitivas y procreadoras. Tienen por fin aumentar la comunión conyugal de las personas y cooperar con Dios para traer nueva vida al mundo. Afectan a toda la persona, que está llamada a amar como Dios: “La donación física total sería un engaño si no fuese signo y fruto de una donación en la que está presente toda la persona…” (FC, #11).

Los esposos deben proteger su unión y rechazar cualquier cosa, como la pornografía, que pueda poner en peligro su amor. Se deben esforzar por amarse bien: con respeto, con alegría, y sí, con pasión, siempre a la luz del abrazo amoroso de Dios.

Escrito por Theresa Notare, PhD, subdirectora del Programa de PNF del Secretariado para los Laicos, el Matrimonio, la Vida Familiar y la Juventud de la Conferencia Católica de los Obispos de los Estados Unidos.

Para más información acerca de cómo la pornografía daña el matrimonio y para leer otros artículos sobre el fortalecimiento del matrimonio, visite www.portumatrimonio.org.

Bendición Papal

Las parejas pueden desear una bendición papal para conmemorar un aniversario especial. Recibir esto puede llevar meses después de una solicitud. Para obtener más información y completar el proceso de solicitud, haga clic aquí.

Recursos
  • Coaching para Matrimonios Católicos: ¿busca fortalecer su matrimonio y aprender a amarse con mayor intimidad, alegría y fe? Coaching para Matrimonios Católicos puede ser la respuesta correcta para usted. Para obtener más información o para solicitar una sesión de prueba telefónica gratuita, visite lifecoaching4empowerment.com o comuníquese directamente con Claudia Cortez en LifeCoaching4Empowerment@gmail.com o 845-642-4876.
  • Por Tu Matrimonio: La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos ofrece muchos recursos útiles para las parejas casadas, incluido el sitio web “Por Tu Matrimonio”. Aquí puede encontrar ayuda y consejos prácticos, ya sea que esté saliendo en serio, comprometido o en cualquier etapa de la vida matrimonial.
  • Catholic Couple Checkup: es una herramienta que se ofrece por el internet, diseñada para ayudar a las parejas casadas a identificar las áreas fuertes y las áreas de crecimiento de su relación. Es una forma fácil y divertida para tomarle el pulso a la relación, aumentar sus fortalezas, y sobre todo – empezar un diálogo significativo. Está diseñado para cualquier pareja que desea enriquecer su relación. Después de completar el inventario CCC, las parejas reciben un informe de 15-20 páginas sobre los resultados del estado de su relación. Las investigaciones indican que este proceso mejora la relación entre la pareja porque estimula un diálogo honesto, aumenta la comprensión y aumenta la capacidad de la pareja. El CCC no requiere un facilitador entrenado, pero sí se recomienda que las parejas compartan sus resultados con su sacerdote/diácono. Si está interesado en tomar un inventario prematrimonial con su esposo, por favor contacte a Lina Zuluaga a Lina.Zuluaga@archny.org o llamando al 646-794-3199.
Contáctenos

Lina Zuluaga, Coordinadora de los Programas en Español

loading