Close

Enter a search request and press enter. Press Esc or the X to close.

Conocimiento de la Fertilidad (PFN)

Celebrar y reverenciar la visión de Dios sobre la sexualidad humana

El conocimiento de la fertilidad, y los métodos basados en el conocimiento de la fertilidad (MBCF) – son los términos y métodos contemporáneos para practicar la PFN (Planificación Familiar Natural). Hablamos más sobre la conciencia de la fertilidad y MBCF porque incorporan lo bueno de la PFN y se expanden para abarcar la salud general de la mujer. Estos son métodos para monitorear y administrar la salud de la mujer, así como la planificación familiar, en la que los signos externos e internos o biomarcadores [que reflejan los cambios hormonales subyacentes] se combinan con un conjunto efectivo de instrucciones para ayudar a identificar los momentos del ciclo de una mujer cuando el embarazo puede y no puede ocurrir.

El término PFN destaca que las parejas no usan barreras artificiales o productos químicos para prevenir el embarazo, y tiene la intención de que ambos cónyuges “compartan la responsabilidad” de la decisión de lograr o evitar el embarazo.

PFN promueve la apertura a la transmisión de la vida y reconoce el valor de los hijos.

PFN no es solo un método para planificar su familia, es un estilo de vida que permite vivir el plan de Dios para el matrimonio. Promueve el amor mutuo y el afecto entre marido y mujer, y anima a una mejor y más profunda comunicación, aceptación, intimidad y comprensión.

MBCF versus PFN

A veces, el término más familiar PFN se usa junto con, o en lugar de, el término MBCF o métodos basados en el conocimiento de la fertilidad

PFN es el término general para los métodos científicos, naturales y morales de planificación familiar que pueden ayudar a las parejas casadas a lograr o evitar el embarazo. Destaca que las parejas no usan barreras artificiales (por ejemplo, condones) o productos químicos (por ejemplo, la píldora anticonceptiva) para prevenir el embarazo, y tiene la intención de que ambos cónyuges compartan la responsabilidad de la decisión de lograr o evitar el embarazo. Las parejas aceptan la fertilidad como un estado normal de salud y comparten la responsabilidad de la planificación familiar modificando los comportamientos de acuerdo con sus intenciones.

En el sentido más estricto del término, el MBCF abarca simplemente el aspecto científico/biológico (que estos métodos se basan en la comprensión que la mujer tiene de su propia fertilidad). Como tal, el MBCF puede usarse como un método natural de planificación familiar, pero también puede usarse para monitorear la salud reproductiva de una mujer.

La diferencia es que un MBCF no requiere que ambos cónyuges compartan la responsabilidad de la decisión de lograr o evitar el embarazo (pero muchas parejas eligen compartir esta responsabilidad). Mientras que algunas parejas que usan MBCF también usan condones u otras formas de anticoncepción además de usar un MBCF, la PFN excluye el uso de barreras artificiales (por ejemplo, condones) o productos químicos (por ejemplo, la píldora anticonceptiva) porque el uso de estos (barreras artificiales o productos químicos) para suprimir la fertilidad viola el plan de Dios para el amor matrimonial.

Información sobre los métodos

A continuación encontrará enlaces a más información sobre cada método presentado por FACTS (Fertility Appreciation Collaborative to Teach the Science):

El Método FEMM

El Modelo de Creighton

El Método Sintotérmico (Liga de Pareja a Pareja)

El Método de Ovulación Billings

Tecnologías en evolución

Más que nunca: las mujeres están interesadas en comprender y rastrear sus ciclos para monitorear y administrar su salud “general”. Están habilitados tanto por las aplicaciones como por la nueva tecnología médica, y una de las principales fuerzas de cambio es que el mundo médico ahora está identificando la fertilidad de la mujer (ovulación y menstruación) como su quinto signo vital.

Con el panorama de aplicaciones, monitores y sensores de fertilidad en rápida expansión, es posible que se pregunte si estas tecnologías son aprobadas por la Iglesia Católica y si son seguras y efectivas. Algunas de estas tecnologías pueden ser de gran ayuda para las parejas para evitar o lograr un embarazo mientras siguen viviendo el plan de Dios para el amor matrimonial. Pero la pareja necesita aprender sobre la ciencia de la fertilidad y hacer la investigación requerida.

Si usa una de estas aplicaciones o dispositivos, se aplican las mismas enseñanzas de la Iglesia. Cuando detecta que es fértil, se abstiene de tener relaciones sexuales (si no quiere quedar embarazada) o se involucra en el sexo, abierto a la posibilidad de que Dios bendiga su unión con una nueva vida.

El plan de Dios lo mantiene tan involucrado en su intimidad conyugal. El uso de cualquier tipo de barrera artificial mantiene a Dios fuera de la ecuación, y esto es con lo que la enseñanza de la Iglesia no está de acuerdo.

FEMTECH, o tecnología femenina, se refiere al uso de tecnologías más avanzadas en la salud de las mujeres, como el uso de algoritmos de aprendizaje avanzados y análisis basados ​​en inteligencia artificial, sensores portátiles y otras tecnologías nuevas. Y mientras la industria FEMTECH está explotando con nuevas oportunidades para las mujeres, continúa construyendo sobre las bases originales de PFN.

Están surgiendo muchos grupos de apoyo nuevos en Facebook y hay muchas mujeres y hombres católicos fieles que manejan su fertilidad de acuerdo con el plan de Dios y comparten sus historias a través de las redes sociales. Intente buscar en Facebook “Católica y PFN”.

Finalmente, si las parejas desean considerar alguna de las nuevas tecnologías, sugerimos lo siguiente:

  • Tome un curso formal de PFN o MBCF de un maestro certificado y complete el plan de estudios designado, ya sea en línea o en persona. Esta es la clave para el uso exitoso de las tecnologías.
  • ¡Haz tu investigación! Esta es un área creciente y cambiante que afecta su estilo de vida. Algunas aplicaciones, sensores y monitores funcionan mejor que otros, y la mayoría funciona con métodos PFN específicos. Una aplicación que la oficina de Family Life respalda es la aplicación FEMM, pero no dude en ponerse en contacto con nuestros especialistas en PFN para obtener información adicional.
  • Comprenda el compromiso con la práctica diaria que necesita hacer para que la PFN sea efectiva. Requiere uso constante, motivación mutua y cooperación amorosa.
  • Comprenda los riesgos e impactos de cualquiera de estos métodos que fallan. ¿Siempre puedes estar abierto a la posibilidad de traer nueva vida a este mundo?

Hable con su cónyuge sobre la PFN y la conciencia de la fertilidad, ore y tome una decisión llena de fe y centrada en Cristo, respetando el diseño de Dios para el amor matrimonial.

Médicos y profesionales de la salud

Estos son médicos licensiados y proveedores de atención médica que apoyan y/o promueven el uso de los métodos de Planificación Familiar Natural y MBCF.

MyCatholicDoctor Foundation (MyCatholicDoctor hace que la atención médica católica sea accesible en todo Estados Unidos mediante el uso de consultas en video, una red de referencia de profesionales de la salud Católicos y un modelo financiero único que tiene como objetivo acomodar diferentes métodos de pago de atención médica).

FEMM y Creighton ofrecen profesionales médicos que podrían ayudarlo en español a través de la telemedicina si surge algún problema durante los gráficos que necesite la revisión de un profesional médico. El instructor lo dirigirá a un profesional médico, si es necesario.

Para una lista de educadores de MBCF/PFN, haga clic aquí.

Contáctenos

Lina Zuluaga, Coordinadora de los Programas en Español

Testimonios de PFN

Usted también puede escribir su propio testimonio y enviarlo a Lina.Zuluaga@archny.org para que podamos publicarlo y más personas conozcan de esta hermosa forma de vivir el matrimonio.

Mi experiencia con el método Creighton

Juliana Digna es nuestro milagro

Nunca antes había oído hablar a persona alguna que usara métodos “naturales” de control de la natalidad de manera exitosa. Así que, cuando el momento de buscar control de la natalidad llegó hasta mí, yo busqué consulta con mi doctor y me fue recomendada una manera de control de la natalidad en forma de píldora. Yo no reacciono muy bien “estando en la pastilla”. Me hace sentir que no soy la misma. Eventualmente terminé con la opción del anillo. Un año más tarde, salí embarazada mientras estaba bajo el uso de ese control de la natalidad. Mi primer embarazo fue completamente normal. El parto fue normal. Todo fue sin tropiezos hasta el nacimiento de mi hijo. En mi cita, luego del parto, pregunté por un método de control de la natalidad y me sugirieron el IUD, nunca me dijeron que había algún método más natural. Esta parecía ser la única opción para mí, una madre que está amamantando a su bebé. Dos meses después de haber dado a luz me instalaron el IUD. Fue una experiencia terrible; para la cual yo no estaba preparada. Un poco más tarde comencé a sentirme muy rara. Comencé a sentir ataques de pánico y depresión severa. Ya que había tenido a mi hijo recientemente, pensé que era Depresión Después del Parto.

Durante este tiempo volví a mi fe. Mi entonces prometido, ahora esposo y yo, decidimos regresar a practicar nuestra fe; el por su parte, tomando clases para completar sus sacramentos y yo, inscribiéndonos para preparación matrimonial. Fue allí en nuestra primera cita que nos recomendaban una clase introductoria de NFP. Eso fue algo a lo que, tanto el como yo, estuvimos abiertos. Comenzamos a llenar nuestras gráficas y a tomar las clases. Durante las clases comenzamos a hablar sobre los efectos secundarios de mi IUD. Yo estaba experimentando todos esos efectos negativos, incluyendo que me sentía mi IUD en mi lado izquierdo. Esto fue un alivio para mí. Sentí que algo andaba mal conmigo y tuve el alivio de saber que esto lo estaba causando el IUD. Hice una cita para que me fuera removido el IUD. Pero para lograr esto, tuve que defender mi opción diciéndoles a los doctores que quería tener otro niño. Luego, cuando hablé con mi doctor le dije que me hacía sentir inestable. Él me dijo que esa era una buena descripción de los efectos secundarios. El IUD ya había comenzado a enterrarse y me dijeron que debía esperar seis meses antes de salir embarazada.

Sin embargo, lo más probable fue que quedé embarazada una o dos semanas más tarde. Un mes después de haber sido removido el IUD, tuve una prueba de embarazo positiva. Yo estaba un poco nerviosa debido a cuan pronto pasó todo. Unos días más tarde comencé a sangrar profusamente. Creo que en ese momento Dios realizo cosas realmente extraordinarias. Cuando fui al doctor me dijo que tenía una Hemorragia sub coriónica en el lado izquierdo de mi útero (donde estaba el IUD). Era algo común, pero en mi caso, era muy grande. Me dijeron que no había posibilidades de hacer nada, que lo único que había que hacer era esperar. Mi instructora de Creighton coincidencialmente llamó para cancelar la clase de la mañana siguiente. Ella no sabía que yo estaba embarazada y en seguida me dijo que fuera a su oficina. Mientras examinaba mis graficas ella pudo ver que el nivel de mis hormonas estaba fuera de control. Ella llamó a la Dra. Nolte en el Centro Gianna y ella recomendó progesterona y examen de sangre. Tuve una consulta con ella y, después de seis meses de descanso en cama, muchas pruebas de sangre y progesterona, yo estaba en camino hacia un embarazo normal. La Hemorragia sub coriónica sanó eventualmente, pero, sin la visión provista por mi instructora certificada de Creighton (NFP), mi hija no estaría aquí hoy, saludable y llena de vida.

Hemos tenido éxito usando Creighton durante los últimos dos años, estamos posponiendo tener hijos. Oramos para saber cuándo debemos de tener otro hijo, pero somos bendecidos en saber que contamos con el apoyo de la red de NFP. Para mi familia, el método Creighton (NFP) ha sido bendición y la única opción para nosotros.

Jazmin Germosen

La oración y la PFN

Hace 4 años, cuando mi esposo Rubén y yo  decidimos quitar todo lo que era pecado de nuestro matrimonio, empecé a llevar Planificación Natural familiar.  Un día llegando a la casa de mi reunión de grupo, me encuentro con una Virgen en la sala y era la virgen de la Victoria; me pareció extrañó verla y dije, aquí algo no está bien, y le pregunte a Rubén ¿y esa virgen? y me contesta: “El Padre John la trajo, quiere que seamos los nuevos instructores de PNF.”

Yo sentí un gran miedo porque era un compromiso muy grande el que nos estaba pidiendo, y yo apenas tenía un año llevando el método.   Con el tiempo decidimos empezar a dar PNF no solos, si no con la ayuda de nuestros instructores Rey y Matilde, y ahí fue donde empezó mi prueba, porque al enemigo no le gusta que empecemos a ganar almas, al enemigo no le gusta q estemos en Gracia y mucho menos q trabajemos para Dios, y ahí empecé a padecer anemia, una anemia que no es por alimentación, ni mucho menos por verme delgada, es una anemia que hasta hoy ni el hierro mas fuerte la controla. Mi mejor medicina es la Eucaristía, empecé a ir a misa por mi enfermedad, pidiéndole a Dios sanación y cada vez q voy a misa y formo parte del banquete del señor, le doy gracias por permitirme estar en su casa.

No es fácil por que como humanos quisiéramos que Dios nos conceda rápido lo que pedimos, pero recordemos, que mis deseos no son los deseos de Dios. Estuve en una cita médica y  recibí los resultados de unos estudios, no fueron favorables: hemoglobina en  9. La sugerencia de la doctora fue cambiar a tratamiento, y si no funcionaba hablar con las ginecólogas para ver si decidían quitar el útero.

Para mí y mi esposo no es una opción volver a anticonceptivos, mi párroco me apoya en no hacerlo. Me recuerda que no me aflija, que estoy en manos de Dios. Cuando conversamos sobre mi situación,  pude ver en sus ojos llenos de lagrimas, cuanto amor le tiene El a la PNF y me dijo algo, que es lo que me hace seguir colaborándole en el ministerio: El enemigo no sabe lo fuerte que es usted, el enemigo sabe cuánto usted puede dar en PNF y a cuantas parejas usted puede salvar, que ya no haya por donde atacarla.  Fui al Santísimo y le deje mi enfermedad, mis dolores.  Cuando estaba en oración, me vino algo en la cabeza, de que el enemigo se está valiendo de esa enfermedad, para que yo vuelva a usar métodos anticonceptivos, para que yo me desanime en dar PNF.

En la Asunción, Peekskill, la parroquia que pertenezco, PNF se volvió un requisito. El primer curso empezó de manera formal en abril del 2013, teniendo registradas 53 parejas, y logrando que la mitad de las parejas, en la segunda clase ya no lleguen con métodos anticonceptivos, es por eso, que dije: por cada pareja q empiece a llevar PNF va ser un punto más de hemoglobina, y así fue. Después de mi última cita que me dijeron q estaba a 9, subí a 10.1.  Aunque no ha había estabilidad aun en mis valores de sangre y los médicos no logran determinar el origen de la anemia,  tengo la Fe y la Esperanza que voy a llegar a 12 y que esto es una piedrita más en mi vida. Confío en las oraciones de todos ustedes para que PNF siga dando muchos frutos en la iglesia la Asunción y en la Iglesia Universal.

¡De colores!”

Helen y Rubén Salazar

loading