Una carta pastoral sobre el Año de San José y nuestro deber cristiano

POR CARDINAL TIMOTHY M. DOLAN

Fiesta de San José

19 de marzo del 2021

Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo,

Al anunciar un año de San José, el Papa Francisco compartió que ha estado ofreciendo esta oración al padre adoptivo de Jesús durante más de 40 años:

Glorioso Patriarca San José, cuyo poder hace posible lo imposible, ven en mi ayuda en estos tiempos de angustia y dificultad. Toma bajo tu protección las situaciones graves y preocupantes que te encomiendo, para que tengan un feliz desenlace. Mi amado Padre, toda mi confianza está en ti. Que no se diga que te invoqué en vano, y como puedes hacer todo con Jesús y María, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder. Amén.

¡Qué oración más poderosa para un pueblo que ahora anhela que sean posibles muchas imposibilidades!

En nuestra tradición Católica, San José es el santo patrón de una muerte feliz. Mientras vivimos una segunda Cuaresma de la pandemia de coronavirus, sé que “feliz” no es la palabra que asociaríamos con la muerte generalizada que hemos visto a nuestro alrededor. Este ha sido un momento angustioso y doloroso para todos nosotros.

A raíz de tanta muerte, es importante para nosotros invocar a San José e imitar su ejemplo de valentía y creatividad al seguir la llamada de Dios en su vida. ¡Tenemos el deber especial de ser como San José para los que sufren y son vulnerables en nuestra sociedad, y proclamar el Evangelio de la Vida en todo lo que hacemos!

Cuando rezo, me pregunto con frecuencia si Dios nos ha enviado este tiempo de prueba para despertarnos a la “pandemia espiritual” más grande de nuestra época: una fe que se ha vuelto tibia y ha atraído a muchos de nosotros a lo que el Papa Francisco ha llamado “la cultura del descarte,” que trata a las personas como objetos descartables cuando dejan de ser “útiles”. Esta mentalidad de “usar y tirar” conduce en última instancia a una cultura de muerte deshumanizante, en la que los no nacidos, los discapacitados físicos y mentales, y nuestros ancianos son eliminados a través de los graves males del aborto y la eutanasia. No es de extrañar que seamos una sociedad cada vez más violenta.

Incluso antes del Covid-19, ya había comenzado en nuestro estado una inclinación hacia la falsa compasión del “suicidio asistido”. Los legisladores de la capital del estado hablaban de ello y los esfuerzos de cabildeo eran feroces.

Ahora es el momento de asegurarnos de que hemos aprendido las lecciones correctas de nuestra experiencia pandémica compartida. Después de más de medio millón de muertes en este país y casi 50.000 solo en Nueva York, lo último que necesitamos es no más muertes innecesarias. Con las autoridades de salud advirtiendo sobre un aumento dramático en el número de suicidios durante esta pandemia, ¡ciertamente no necesitamos más suicidios!

Podemos ver cómo esto refleja en la misma mentalidad de “usar y tirar” de la que fuimos testigos cuando nuestro estado expandió radicalmente el aborto en 2019, lo que facilita deshacerse de una vida que alguien podría encontrar inconveniente o problemático, por cualquier motivo.

Toda vida humana es sagrada y preciosa: toda persona es querida por Dios, amada por Dios y creada a Su imagen y semejanza. Esto significa que toda vida merece ser respetada, protegida y apreciada desde “el vientre materno hasta la tumba”.

Esta enseñanza no solo es cierta, es precisamente la buena noticia vivificante que la gente necesita escuchar en estos días de pandemia. Como se nos recuerda durante esta temporada de Cuaresma, el viaje a la Pascua es una historia de amor: el amor de Dios por nosotros. ¡Murió en la Cruz para que podamos vivir!

Como seguidores de Jesús, estamos llamados a ser testigos de la gran dignidad de toda vida humana y amar de manera radical y creativa, como lo han hecho los grandes santos de Nueva York. Piense en esas mujeres valientes y compasivas, como Santa Frances Xavier Cabrini, y las Siervas de Dios Dorothy Day y Rose Hawthorne, y cómo habrían respondido a las necesidades humanas de esta pandemia.

El arzobispo Fulton J. Sheen, otro “neoyorquino”, lo expresó muy bien cuando dijo: “A nadie se le debe dar una razón para pensar que no vale la pena vivir la vida. Nadie debería pensar que elegir la muerte antinatural es una necesidad “. Cada uno de nosotros nos preguntamos: “¿Soy acogedor y hospitalario? ¿Salgo de mi camino para llegar a otras personas que lo necesitan? ” La soledad, la depresión y los sentimientos de abandono se están extendiendo en nuestros hogares y vecindarios, lo que debería impulsarnos a pensar cómo podemos encontrar más formas de hacer espacio para los vulnerables en nuestras vidas. ¡Y no solo por Facetime o Zoom!

La lección es la presencia. Debemos amar con un amor que dice: Hay lugar para ti en mi vida. Agréguelo a la lista creciente para una especie de “Examen de conciencia para la pandemia de coronavirus”, ahora que la Confesión está más disponible. ¿Saben las personas que pueden acudir a mí en busca de ayuda cuando la necesiten?

La respuesta a los que sufren no es ayudarles a acabar con sus vidas. La respuesta es compasión, que literalmente significa “sufrir con”, ver el rostro de Cristo en los rostros de los enfermos, discapacitados y con problemas mentales.

Como nos recuerda el Papa Francisco, “¡Vayan a José!” Ha sido durante mucho tiempo el grito de la Iglesia. Después del año que hemos pasado, en esta hora de muerte, tenemos que ir a José más que nunca.

Oramos por su intercesión, especialmente para que nos obtenga la gracia de ser como él, de ser justos, de ser hombres y mujeres de las Bienaventuranzas, que es la definición del discipulado cristiano y el camino espiritual que recorrió José.

Vamos a sufrir con los que sufren, lamentar con los que están de luto, y el hambre y la sed de justicia y santidad. Vivamos con sencillez y humildad, y amemos con abandono y generosidad, misericordiosos mientras trabajamos por la justicia y la paz en nuestra sociedad.

San José, además de patrón de las familias, papás, refugiados y jornaleros, es también patrón de una feliz muerte ya que, en su lecho de muerte, estuvo rodeado de Jesús y María. Recemos a San José por una muerte feliz, especialmente por los más vulnerables, para que nunca se sientan como una carga. Ore para que el suicidio asistido no llegue a ninguna parte en Nueva York y que todas las personas sepan que son amadas y no están solas. El suicidio no es una muerte feliz, sino un acto de soledad, inutilidad y desesperación.

Si desea obtener más información sobre el horror del suicidio asistido, visite https://archny.org/ministries-and-offices/public-policy/key-issues. Otro excelente recurso es https://www.nosuicideny.org, que le dará una idea de la amplia alianza que se opone al suicidio asistido en nuestro estado.

¡Una Semana Santa y unas Pascuas bendecidas!

Fielmente en Cristo,

Timothy Michael Cardinal Dolan

Arzobispo de Nueva York